Monday

Empieza la semana....

y empieza con cambios. De momento no voy a comer fiambrera en varios días, así que os dejo una receta que tenía guardada para casos como este. Cuando tengo un día de inspiración, compro pimientos, cebollas y berenjenas y hago una escalivada.abundante. Cada pieza se lía en papel de plata y se mete al horno. El horno lo tengo a tope y cuando meto la verdura lo bajo un poco. Cada media hora le doy la vuelta a las verduras con algo que no rompa el papel de plata para que no se salga el líquido que hay dentro. Cuando ha pasado una hora u hora y media apago el horno y dejo que se enfríe todo.
Luego voy abriendo cada envoltorio y pelando el pimiento o lo que sea que ya estará frio. El caldo que se ha formado lo cuelo para quitar las semillas y lo reservo. La verdura pelada y a tiras la voy poniendo en una bandeja. Por último mezclo parte del líquido reservado con abundante aceite de oliva y se lo echo a las verduras. El líquido es el secreto, porque da el gusto a pimiento asado. Añado sal. Y a la nevera.

2 comments:

Karmanyola&Da said...

Que si la escalivada se puede congelar? Lo que habría dado Walt Disney por conocer su secreto...

La escalivada es, de hecho, uno de los alimentos que mejor soporta el tándem congelador + microondas. Prácticamente no pierde nada de su textura y sabor.

Probadlo y ya me diréis! :)

Lidia said...

Tomo nota Karmanyola&da!!

Nunca me sobra suficiente escalivada para congelar, pero sabiéndolo...haré una bandeja tamaño extralarge!!